miércoles, 20 de diciembre de 2017

CIELOS DE EXTREMADURA


El pasado sábado 25 de noviembre el Convento de La Coria, acogió una nueva edición del Encuentro de Blogueros de Extremadura, organizado por la Fundación Xavier de Salas  en colaboración de la Dirección General de Turismo de la Junta de Extremadura. 
En esta séptima edición,  han sido los "Cielos de Extremaduralos protagonistas y el motivo para el (re)Encuentro de entusiastas de la divulgación del patrimonio natural&cultural extremeño.



El programa del Encuentro  ha tenido cuatro conferenciantes que hablaron de su peculiar manera de percibir el cielo así como la presentación y reparto de un nuevo libro colectivo donde más de 40 autores muestran los cielos de Extremadura desde numerosos puntos de vista, así como un calendario de 2018 ilustrado con espectaculares imágenes de Extremadura
Un encuentro inolvidable donde disfrutar y aprender compartiendo ideas y vivencias. Y además, llevarse bajo el brazo esta magnífica obra coral que invita a elevar la vista y disfrutar de otro de los inigualables recursos de Extremadura
Como siempre, ha sido un placer juntarse con tantos amigos y conocidos, esta vez en torno a los Cielos de Extremadura y su grandiosa variedad de puestas de sol y amaneceres, lunas y estrellas, constelaciones, nubes y nieblas, lluvias y tormentas, arcoíris, aves en vuelo, paisajes…
Una extraordinaria oportunidad para conocer la belleza de la región a través de la sensibilidad de fotógrafos y blogueros y su capacidad para captar momentos únicos y contarlos desde puntos de vista tan diferentes como enriquecedores.

Desde el Seminario de Paisaje y Territorio queremos dar la enhorabuena a José Manuel López Caballero y Atanasio Fernández García, por la organización y presentación del Encuentro y el nuevo libro. 




Aprovechando el espacio que nos ofrece este Blog del Seminario Permanente de Paisaje y Territorio, reproducimos a continuación el artículo publicado por Álvaro Casanova, miembro del Seminario de Paisaje y Territorio, en el libro “Cielos de Extremadura”.


--- 000---


El cielo extremeño, una vía para la conexión. 
Álvaro Casanova García

 

¿Cuál es nuestro lugar en el viaje de la vida? ¿Cómo podemos ser mejores seres humanos y estar más en sintonía con los demás y con la naturaleza? En este mundo de ritmo rápido que vivimos, el bullicio de las ciudades, la prisa de la vida cotidiana… Extremadura ofrece entornos únicos para nuestros momentos de conexión y realineación.



Espacios abiertos de vida silvestre en maravillosos entornos rurales, para el retiro, la meditación o la simple práctica turística, donde celebrar nuestra conexión con la naturaleza, con nosotros mismos y con nuestros compañeros de viaje en este regalo que es la vida en el planeta Tierra.


Hermosos paisajes en los que el cielo juega un papel fundamental como escenario y fuente infinita de inspiración y emoción, que nos permite explorar nuevas oportunidades y seguir aventuras asombrosas a través de diferentes actividades como el cuidado holístico de la salud, la meditación, el Yoga, los Sound Journeys, la danza y otras experiencias chamánicas; que promueven la atención al cuerpo, el espíritu, la mente y la conciencia.


En el cuidado holístico de la salud cabe la oportunidad de descubrir la sabiduría de prácticas curativas antiguas en los campos de la Medicina Ayurveda (sistema médico tradicional de la India), la Medicina Tradicional China y la Naturopatía, donde el uso terapéutico de las hierbas, la acupuntura, los masajes y la nutrición, en conjunto con otras terapias, proporcionan sugerencias para la introducción de hábitos saludables diarios en armonía con la inteligencia corporal y la naturaleza, permitiéndonos desarrollar un mejor sentido de conciencia en nuestras elecciones diarias.


La meditación (Mindfulness, Mantra, Metta, Zen, Meditación trascendental, etc.) es una de las más antiguas formas de ejercicio espiritual conocidas con abundantes y diversos beneficios: reduce la ansiedad, mejora la autoestima y el estado de ánimo positivo, los niveles de energía se elevan y la mente se fortalece, ayuda a manejar actividades profesionales estresantes, etc.  Podemos ejercitar nuestra meditación con los ojos abiertos, mientras contemplamos el cielo estrellado o la Vía Láctea. Para ello, Extremadura ofrece numerosos destinos y recursos para el disfrute de un excepcional paisaje celeste.


Quizás sea el Yoga una de las experiencias más conocidas y practicadas, aunque no es solo una disciplina física limitada a realizar ciertas posturas o ejercicios respiratorios, sino que tras ella se encuentra una milenaria filosofía dirigida al control de las alteraciones mentales, la reducción de los sufrimientos y el desarrollo de la espiritualidad, entre otros objetivos. Practicar Yoga al aire libre, al amanecer o el atardecer y en los innumerables miradores paisajísticos de Extremadura es sin duda la mejor opción. El cielo, las nubes, el sol o la luna nos conectará y harán que la práctica de Yoga se convierta en una experiencia vital de primer orden.


Los “Sound Journeys” (Viajes de Sonido) son otra herramienta que ayuda a viajar a nuestro núcleo más íntimo y a conectar con el silencio interior a través de la vibración de la música, la armonía de diferentes instrumentos y el canto. “Gongs Baths”, tambores chamánicos, cantos de mantra, conciertos multi-instrumentales o el “Humming” son algunos campos de la curación del sonido.  


También en torno a la música, Extremadura puede ofrecer múltiples escenarios para el baile a través del “Trance Dance”, los 5 Ritmos, el Ecstatic Dance y otras muchas formas antiguas y contemporáneas de danza a través de las cuales podremos romper las resistencias, soltar los viejos sentimientos, abrazar el flujo de energía natural de todo lo que nos rodea y bailar espontáneamente hasta liberarnos solos, con alguien o en grupo, dejándonos mecer por las hojas de nuestros bosques… bajo cielos enrojecidos.


En la esencia misma de todas estas disciplinas está la noción de que somos parte de un todo y de que es a través de la interacción de elementos internos y externos que podemos lograr la paz de la mente y la salud física.


El efímero sonido del susurro del viento, las gotas de lluvia, el tronar de las tormentas, los arcoíris, las nubes algodonosas reflejadas en el agua, amaneceres, atardeceres y noches estrelladas o con luna, se potencian cuando se desarrollan bajo la belleza y poder del cielo extremeño y son, sin duda, elementos externos de gran ayuda para lograr alcanzar nuestro propio equilibro y la conexión con quienes nos rodean y con la naturaleza.


Cielos extremeños bajo los que compartir nuevos desafíos y experiencias con el objetivo de salir fortalecidos y poderosos para enfrentar nuestras vidas y el mundo de una manera más consciente y encontrar nuestro lugar en el Universo.


www.turismoextremadura.com